mineria

Este artículo es la tercera parte de una serie dedicada a mi experiencia con las criptomonedas. Puedes leer la segunda parte en este enlace.

La tecnología que subyace tras las criptomonedas se denomina cadena de bloques. ¿Recordáis el famoso juego tetris?. Bloques que van cayendo desde arriba y que hay que ir colocando abajo sin dejar ningún hueco para completar filas. Pues algo parecido es la cadena de bloques. Digamos que cada pieza que va cayendo en el tetris es una transacción en una determinada cripto y los mineros son los encargados de recolocar esas transacciones de tal forma que se pueda completar una fila para dar por terminado un bloque y pasar al siguiente.

images

En la minería de criptos se necesita precisamente eso mismo: completar y cerrar un bloque (una fila en el tetris). Pero no es tan fácil como en el famoso juego. Se necesita mucha potencia de computación para poder realizar tal hazaña dado que los algoritmos de las criptos están diseñados para hacer extremadamente difícil el proceso y cerrar un bloque. Esa es la auténtica función de la minería de criptos. El eufemismo es simpático, la minería. Pero en realidad se trata de la resolución de complejos problemas matemáticos. Algo parecido a encontrar la combinación de una cerradura electrónica entre 2000 mil millones de posibilidades. Una aguja entre un millón de pajares. Y eso hay que hacerlo en 10 minutos en el bitcoin dado que dicha cripto exige que sea así. Ese tiempo finito de resolución de cada bloque es el auténtico cuello de botella del desarrollo de una cripto. Se considera a la cripto más eficiente cuanto menor es el tiempo máximo de resolución de cada uno de sus bloques. Y ahí es donde se necesita a los mineros de criptos. Ellos son los auténticos valedores de una determinada cripto. Sin ellos no existirían las criptos. Son fundamentales en el ecosistema de cadena de bloques y, por tanto, de las monedas.

Pues bien. Otra de las formas de adquirir criptos es hacerlo a través de la minería. Convertirse en uno más de los miles de individuos que intentan resolver los problemas de combinación de los bloques de transacciones. La minería de criptos es algo así como sentar a 20 niños en una clase, repartirles una cerradura y unas hojas con combinaciones posibles que la abren y decirles a todos: ‘a ver niños, tenéis que probar, una por una, todas las combinaciones de la lista que teneis delante y descubrir cual de ellas es la que abre la cerradura. Todas las cerraduras son iguales. Todas las listas de combinaciones son diferentes y ningún número o combinación está en otra lista. Sólo uno de vosotros lo conseguirá. Tenéis 10 minutos para resolverlo (en el caso del bitcoin. Otras criptos tienen menos tiempo para hacerlo). Y al que lo consiga, se le recompensará con 12.5 bitcoins ‘ (esta recompensa es real en el caso del bitcoin y va disminuyendo a medida que pasa el tiempo. Representa la auténtica motivación de hacer minería).

Por supuesto que estadísticamente, aquel que sea más rápido (el que tenga mayor capacidad de computación) conseguirá el objetivo. Al resto no se le premiará por encontrar la combinación sino que obtendrán un premio de consolación en virtud del número de pruebas que hayan sido capaces de realizar durante el proceso. Cuando alguien encuentra la solución, simplemente se recogen la cerradura (el bloque de la cadena) y las listas de números, se considera el bloque cerrado y se entregan nuevas cerraduras y listas (un nuevo bloque) para su resolución.

El poder de computación es fundamental para hacer minería de criptos. Potentes ordenadores se encargan de ello en auténticas granjas en China y Europa del Este. Allí, el coste de la energía que se necesita para alimentar a esas máquinas es muy bajo, y resulta muy rentable hacer minería de criptos. Sin embargo, aquí en España la factura energética es brutal y la minería de criptos no proporciona una rentabilidad interesante. Alguien que decida comprar el famoso equipo Antminer S9  se encontrará con una desagradable sorpresa cuando reciba la factura de su compañia de suministro energético. Este equipo gasta como una estufa en invierno.

Antminer-S9-3

La minería de criptos se puede hacer en casa. Cualquiera puede ser minero y sacar algo, pero sin una buena (y cara) infraestructura detrás y un bajo coste de consumo eléctrico no merece la pena.

Existen otras dos formas de hacer minería que conviene mencionar, pero con rentabilidades también muy bajas.

  • Construyendo un rig con tarjetas gráficas
  • Minería en la nube o cloud-mining

Un rig de minería es un equipo que en vez de utilizar los procesadores convencionales para reaizar los cálculos matemáticos en la cadena de bloques, utiliza los procesadores de las tarjetas gráficas superavanzadas que se venden para los videojuegos en tres dimensiones tan amados por los gamers. Se cogen varias de estas tarjetas, se montan en una placa madre, se le añaden varios ventiladores para enfriar el conjunto y se monta en un armazón metálico que contiene la fuente de alimentación, las tarjetas y los cables de conexión. Se conecta a la red y se empieza a minar criptos.

s-l1600

 

Estos equipos son costosos, ruidosos, ocupan mucho espacio, se calientan mucho y son dificiles de construir. Es verdad que hacen su trabajo, minar criptos, pero la rentabilidad que se obtiene hace que el retorno de la inversión sea de muchos meses dado que la factura energética resta demasiados beneficios.

El cloud-mining o minado en la nube es otra forma de minar criptos, pero no lo recomiendo en absoluto porque la mayoría son esquemas ponzi y están diseñados para sacarle el dinero a los tontos. En vez de comprar tus equipos propios, se trata de alquilarlos en la nube. Te dicen que compres capacidad de proceso en sus ordenadores y te lo ofrecen con unos planes de negocio que aparentemente son muy bonitos pero que no van a ser rentables. Además, no existe ninguna transparencia en este modelo de minado. Te tienes que creer los números que te muestran, no te enseñan las máquinas ni te dicen dónde las tienen y siempre tienen problemas para que saques tu dinero minado. Unas veces porque te ponen unos límites mínimos demasiado altos y otras porque simplemente ni te responden cuando les preguntas. Repito, el cloud-mining no lo recomiendo en absoluto pero reconozco que es un modelo de negocio piramidal de libro.

Finalmente yo opté por no minar criptos cuando comprendí que no está al alcance de los profanos. Minar es más un hobby que otra cosa. Entiendo que a los que aman la tecnología y la electrónica se sientan muy atraídos por esta actividad, pero mi sentido común me dice que no debo gastarme más en el collar que en el perro.

Sin embargo, se podría invertir perfectamente en las empresas dedicadas a fabricar los equipos de minado. Comprar acciones de esas empresas es lo más adecuado puesto que realizan una actividad cada vez más popular y necesaria. Lo que está claro es que el universo del sistema de cadena de bloques y todo lo que se basa en ello, las criptomonedas entre otras cosas, siempre necesitará que existan mineros.

Pero ojo: esto sólo será cierto hasta que aparezcan los ordenadores cuánticos, momento en el cual la resolución de los complejísimos algoritmos de la cadena de bloques será un problema trivial y se resolverá en décimas de segundo, pudiendo finalmente alcanzar la velocidad de otros sistemas conocidos como el de las actuales tarjetas de crédito convencionales, que admiten miles de transacciones por segundo, cosa que actualmente es imposible en el universo de las criptomonedas.

Ese momento llegará y todos los mineros irán al paro, incluyendo a las empresas que fabrican los equipos de minado. Ese día habrá un auténtico crack en las empresas tecnológicas basadas en la computación clásica y se revalorizarán aquellas que tengan equipos cuánticos.

La tecnología de la cadena de bloques aún está en pañales pero ha venido para quedarse. Su evolución dependerá de la tecnología y de la aceptación del público. Y quizás también de la resistencia que opongan aquellos cuyos intereses se vean amenazados por ella.

A continuación os dejo un excelente vídeo explicativo que, sin profundizar mucho,  explica para novatos que es la minería de criptomonedas.