qpij9xffjouhq09qjsfs

Transcripción del último podcast donde hablamos sobre la aplicación del método Lean StartUp al Trading Intradiario. Una idea innovadora.

Ya lo habrás notado. Existe una corriente global muy implantada sobre todo en los países latinoamericanos y en España a la que se le ha dado por llamar ‘emprendimiento’. Esa palabra nos evoca una serie de conceptos que se han puesto de moda: idea de negocio, validación, producto mínimo viable… Pero, sobre todo, la Lengua Española, nuestra lengua, se ha visto invadida por cientos, sino miles de barbarismos que a mi particularmente me producen un rechazo constante. Escuchar hablar a un conferenciante que constantemente está hablando en español y en inglés, como para darse más importancia, como para demostrar que su discurso es inequívocamente erudito, me causa a veces risa y a veces lástima.
Y en un constante esfuerzo por separar la paja del grano, tengo que emplear más tiempo en extraer el mensaje, que es bueno, del mensajero, que casi siempre es mediocre. Es curioso, pero esto ocurre más con los españoles que con los latinoamericanos. Los primeros tenemos muchos más complejos que los segundos, y se evidencia constantemente cuando no solo usan sino que abusan de los términos en inglés.
En relación con el emprendimiento, se me ha ocurrido hacer un experimento. Vamos a convertir hoy este blog en un laboratorio, con sus matraces, placas de Petri, alambiques…
Pero este laboratorio va a ser de carácter alquimista. Vamos a intentar, a partir del plomo, obtener oro.
Para ello vamos a necesitar, en primer lugar, el plomo. Y en segundo lugar, un catalizador. Con estos dos elementos y, tras sucesivas reacciones, vamos a buscar una Piedra Filosofal, una sustancia única que nos permita convertir en oro cualquier metal.
Así que pongámonos manos a la obra. Nuestro plomo va a ser el emprendimiento. Y como catalizador, como no podía ser de otra forma, usaremos algo que sí que conocemos muy bien: el trading intradiario.
Ya te vas imaginando cual es la naturaleza del experimento, ¿verdad?. Vamos a aplicar la misma metodología que se usa en el desarrollo de los modelos de negocio actuales basados en la agilidad, ya sabes, cosas como el lienzo del modelo de negocio ó Business Model Canvas, el desarrollo de un Producto Mínimo Viable (PMV) para lanzarlo tal cual, con el fin de encontrar a los early adopters ó posibles clientes, validar ciertas hipótesis que al principio de toda idea de negocio se tienen y que pudieran ser erróneas y, en definitiva, trasplantar al trading intradiario una cierta característica científica al menos en cuanto a la concepción del Modelo de Negocio posible que a mi juicio se merece.
Actualmente estoy inmerso en un proyecto profesional que incluye el análisis de una Idea de Negocio a partir del método Lean StartUp. Si no sabes qué es eso, podría resultarte interesante encontrar alguna información sobre ello, algo básico que te permitiera comprender mejor lo que a continuación vas a escuchar. Resumiendo, te diré que Lean StartUp  es un conjunto de procesos de ejecución sencilla que, con muy poco gasto económico te permitirá saber si la idea de tu negocio será viable y además te ofrecerá muchísima información sobre cómo has de llevarla a cabo pero, sobre todo, te ayudará a descartar aquellas ideas preconcebidas, aquellas hipótesis que realmente sean inútiles e incluso peligrosas de levar a cabo.
La ejecución de un análisis de esta naturaleza implica reconocer todo aquello en lo que uno está equivocado pero, su vez, descubrir otros aspectos que permanecen ocultos y que son de gran valor. La evidente necesidad que el trading intradiario tiene de ser analizado bajo el modelo Lean StartUp me hace sentir cierta emoción al ser yo el primero que no solamente lo propone sino que, además, va a llevarlo a cabo.

Así que vamos a comenzar a desarrollar el experimento. Pero antes de hacerlo y para aquellos que no hayan tenido ningún contacto con el método Lean StartUp, voy a resumir brevemente los conceptos y fundamentos básicos de los que se compone, así como el procedimiento que se sigue para llevarlo a cabo.

A su vez, iré integrando paulatinamente los conceptos que ya conocemos del trading de tal forma que estaremos aplicando el catalizador al plomo, lo que comentábamos antes. Estaremos directamente realizando el experimento en nuestro particular laboratorio.

En definitiva, estaremos aplicando directamente el método Lean Startup al trading intradiario.

“Lean Startup” es una manera de abordar el lanzamiento de negocios y productos que se basa en aprendizaje validado experimentación científica e iteración en los lanzamientos del producto para acortar los ciclos de desarrollo, medir el progreso y ganar valiosa retroalimentación de los clientes. De esta manera las compañías, especialmente startups pueden diseñar sus productos o servicios para cubrir la demanda de su base de clientes, sin necesitar grandes cantidades de financiación inicial o grandes gastos para lanzar un producto.

 Estamos diciendo que el método Lean Startup se utiliza antes de la creación de una empresa. Por eso esta dirigido a las llamadas startups. Startup es una organización creada para buscar un modelo de negocio rentable, repetitivo y escalable. No es todavía una empresa, no olvidemos esto. Es el gérmen de una empresa. Una startUp busca un modelo de negocio. Mientras que una empresa ejecuta su modelo de negocio.

Y aquí es donde el trading intradiario se convierte en un objeto apropiado para ser examinado bajo el prisma del método Lean Startup. Nuestra startup va a estar basada en el trading intradiario porque vamos a buscar nuestro modelo de negocio para que sea rentable, es decir, que obtengamos resultados positivos, que también sea repetitivo, es decir, que seamos capaces de obtener operaciones ganadoras con regularidad, lo que nosotros llamamos consistencia y que además sea escalable, es decir, que podamos hacerlo crecer de tal forma que sin emplear más esfuerzo obtengamos mayores resultados de manera incremental.

Entonces tenemos claro ya que nuestro planteamiento respecto del trading intradiario tiene que ser inevitablemente la búsqueda de nuestro modelo de negocio. Pues bien, aquí es donde tenemos que poner sobre la mesa todas nuestras herramientas, todo nuestro instrumental para saber con qué contamos y, en la medida de lo posible, detectar nuestras carencias. Visualízate a tí mismo como un cirujano. Vas a operar a un paciente y primero necesitas identificar todo el material que vas a necesitar. ¿Tienes pinzas, grapas, escalpelo?

Ahora visualízate como un trader intradiario que va a ganarse la vida en los mercados.

Busca primero tus herramientas: ¿Tienes formación y conocimientos, tienes un sistema de trading, conoces el mercado en el que vas a operar, has definido tu operativa respecto de cuando vas a operar ó cuanto vas permitirte perder? ¿Has entrenado tu psicólogía?. ¿Eres consciente de aquellos defectos de tu personalidad que pueden interferir en tu trading?. ¿Te has informado de los peligros que corres?.

Si has notado que te falta algo, entonces no estás preparado para realizar el experimento. Tienes una Idea de Negocio pero no cuentas con el mínimo de los requisitos necesarios para ello. Los resultados que obtengas si decides experimentar con esas carencias no van a ser representativos y mucho menos definitivos. Es decir, habrás decidido ser cirujano sin haber adquirido las habilidades necesarias para ello. Estarás operando con guantes de boxeador.

Pero supongamos que ya cuentas con todo lo necesario. Formación, capital, un sistema con esperanza positiva, preparación psicológica, tiempo…

Ahora es cuando entra en juego el llamado ‘Producto Mínimo Viable’, es decir, aquello que te permitirá mostrar y enseñar a tus posibles clientes con el objetivo de conocer si éstos estarían dispuestos a comprarlo, un prototipo, algo que parezca y tenga forma de un producto acabado pero que aun no lo sea. Que te haya costado muy poco obtenerlo o fabricarlo. Para poder aplicar ésta maravillosa idea al trading, hay que identificar por un lado lo que en este contexto sería el PMV y por otro lado los hipotéticos clientes.

En el caso del trading intradiario, el Producto Mínimo Viable será el conjunto de reglas de las que se compone nuestro sistema de trading, el que ya hemos decidido emplear para operar en los mercados. Un ejemplo:

  • Operaremos en el mercado de futuros
  • Operaremos los índices americanos
  • Nuestro horario será de 17 a 20 horas en horario español
  • Utilizaremos técnicas de análisis de precio, volumen y estadística
  • Operaremos en el timeframe de 2 minutos
Este sera nuestro PVM. Solo nos queda saber quienes van a ser nuestro segmento inicial de clientes potenciales, aquellos a los que vamos a mostrar nuestro PVM y recabar de ellos sus opiniones (por cierto, aquí tendría que haber dicho ‘feedback’ pero dado que no soy amigo de los barbarismos, como ya te he dicho antes, prefiero omitir esa palabra).

Aquí es donde los traders demostramos tener más ventajas que el resto de personas. Nosotros solamente tenemos un cliente que es a la vez un cliente potencial y un cliente final. Un cliente al que conocemos bien y que aún mejor conoceremos al finalizar el proceso. Ese cliente somos nosotros mismos. A nadie más hay que convencer de que lo que ofrecemos es lo mejor, lo más adecuado. ¿Os dais cuenta de lo que esto implica?. Nuestro cliente siempre estará junto a nosotros, hablándonos, contándonos cosas, avisándonos, explorando junto a nosotros.

Pues bien. Ya hemos definido nuestro PVM y nuestro segmento de cliente.

Uno de los creadores del método Lean StartUp, Eric Reís, dice muy claro lo siguiente: Las StartUps que triunfan son aquellas que iteran las suficientes veces antes de quedarse sin recursos’.

La palabra ‘iteración’ está muy unida al método Lean. Repite, repite, repite, hasta encontrar el modo perfecto. Primero hazlo en simulado, utilizando tu sistema de trading, depurando y perfilándolo muy bien. Repite continuamente y perfecciona las entradas y las salidas. Hazlo todos los días. Anota los resultados. Estudia los resultados. Analiza los resultados.

De esta forma vas a adquirir velocidad pero no en operar sino en encontrar el modelo de negocio que tanto andas buscando. Irás más rápido que el resto de traders . Estarás usando un método científico y eso te confiere una enorme ventaja. No necesitarás años para alcanzar la consistencia, como continuamente nos cuentan los formadores que tanto abundan por la red.

A continuación, y una vez que has iterado, repetido hasta la saciedad, a coste cero, no lo olvides, toca la siguiente fase, la que en el método Lean StartUp se denomina aprendizaje validado.

Otro de los creadores del método Lean StartUp, Steve Blank, dice lo siguiente: ¡Sal fuera y no te quedes en la oficina! en relación al hecho de que solo es en la calle donde se pueden encontrar respuestas. Ya tienes un MVP. También tienes una serie de resultados fruto de la iteración; sabes cómo funciona tu producto y además has preguntado a tus clientes potenciales (tú mismo, recuérdalo y, en el caso de que tuvieras la suerte de tener un mentor, a él también, por supuesto).

Ahora toca salir a la calle y demostrar que tu producto se vende. En el trading intradiario ha llegado la hora de abrir una cuenta real, dotarla de fondos que estés dispuesto a perder y validar todo el conocimiento y aprendizaje que has obtenido en las fases anteriores. Es la operativa real lo que más se asemeja en el trading intradiario a la fase de validación que propone el método Lean StartUp.

Y aquí es donde se aplica esa máxima que seguro que habrás oído y que reza ‘Equivócate RÁPIDO y equivócate BARATO’. Estarás validando tus hipótesis, no lo dudes. ¿Y cuales son tus hipótesis?. Te diré algunas:

  • Soporto bien las pérdidas
  • Respeto mi sistema de trading
  • Controlo mis impulsos
  • Compruebo que mi sistema funciona también en real
  • Mis ‘clientes’ están convencidos con mi ‘producto’
  • Pero, supongamos que en esta fase del método Lean StartUp no obtenemos los resultados esperados. Que por ejemplo nuestro cliente (‘nosotros’) no es capaz de saber usar el producto que le hemos vendido, bien porque es demasiado complejo, porque no está bien diseñado o porque su psicología lo convierte en inútil).

Algo muy importante de comprender es que, aunque hemos dicho que en el trading intradiario nuestro cliente somos nosotros mismos, en realidad hay varios ‘nosotros’ que son diferentes. Por ejemplo, uno es el que ha operado en simulado, pero otro diferente es el que va a operar en real. ¿Cual es la diferencia entre ambos?. Sólo una: la psicología.

Solamente en real aparecen los dos temidos sentimientos involucrados en el trading: el miedo y la codicia. Pero la buena noticia es que sabemos a priori que nuestros ‘clientes’ finales padecen de esos defectos. Conocemos perfectamente sus debilidades y es por ello por lo que antes de salir a la calle, antes de operar en real, vamos a colocar las barreras necesarias para mantener a esos defectos a raya. ¿Cómo mantenemos al miedo enjaulado?. Muy sencillo: poniendo stops en todas  nuestras operaciones. Ya está. Solucionado. Pero stops aceptables, los que sabemos que no nos van a producir insomnio. Cada uno es responsable de encontrar ese nivel. Te digo el mío: doscientos dólares. A partir de esa cantidad ya me preocupo.

¿Y la codicia?. ¿Cómo evitamos ser pasto del inverso del miedo?. Esto es, quizás más difícil o al menos requiere de tácticas más sutiles. En mi caso he conseguido controlar la codicia  de la siguiente forma: he buscado una acción en mi vida que me reporte mucho placer y satisfacción y que, al menos, pueda durar de cuatro a seis horas seguidas. A continuación he calculado el coste económico que tal acción necesita y ese importe es el que yo he establecido como apropiado para salir del mercado. Ese placer es para mí el salir a comer fuera con mis seres queridos. Me encanta ir a restaurantes y beber buen vino. Después me gusta recalar en algún local de copas y alternar con los amigos. Es decir, echar una tarde de domingo en la calle, nada tan simple como eso. El coste aproximado de esa ‘acción de placer’ me supone aproximadamente de 180 a 250 dólares. Ese es mi nivel de control de la codicia. Cuando alcanzo ese nivel ya se que tengo que salir del mercado.

Intenta tú este mismo ejercicio. Verás como te funciona.

Entonces, hemos visto que nuestro cliente potencial es ligeramente diferente de nuestro cliente final. El ‘yo’ que opera en simulado es diferente del ‘yo’ que opera en real. El primero me supo aproximar al segundo. Lo que hemos hecho sin proponérnoslo es la siguiente fase del método Lean Startup llamada en ingles Customer Development ó Desarrollo del Cliente.

Muchas startups fallan por la falta de clientes, y no por errores en el desarrollo del producto. Esto en el trading es muy conocido. El método Lean nos dice que existen procesos para gestionar el desarrollo del producto y que no existen procesos para gestionar el desarrollo del cliente. Esto último, con el trading, no es así. Como nosotros mismos somos nuestros propios clientes, podemos y sabemos gestionar nuestro propio desarrollo y esto supone otra ventaja de nuestro Modelo de Negocio, el trading, respecto del del resto de mortales. Habremos creado un proceso de Desarrollo de Clientes a medida.

Vamos a recapitular y ver lo que hasta ahora hemos hecho al aplicar el método Lean StartUp a nuestro hipotético Modelo de Negocio basado en el trading.

  • Partíamos de que teníamos una Idea de Negocio: el trading
  • Hemos creado un Producto Mínimo Viable
  • Hemos iterado, repetido, a coste cero, nuestro PVM sobre un cliente inicial (nuestro primer ‘yo’ en simulado), lo que comúnmente se denomina en la jerga un early adopter.
  • Este ciente inicial, a través de la iteración, nos ha permitido mejorar el PVM y adaptarlo mejor a las necesidades propuestas.
  • A continuación hemos iniciado la validación de nuestras hipótesis. Hemos salido a la calle y preguntado, es decir, hemos creado una cuenta real y operado en ella.
  • Hemos encontrado un segmento de cliente ligeramente diferente, que necesitaba un proceso de desarrollo específico. Lo importante es que sabíamos a priori cuales eran sus debilidades y deficiencias y hemos acotado la solución mediante acciones específicas.
A continuación viene un procedimiento muy importante: crear un proceso de ‘venta’ repetible. Todo lo visto anteriormente nos ha llevado a adaptar nuestro modelo hasta que vemos que funciona. Ahora tenemos que aprender a repetirlo todo una y otra vez. Trabajar en serie.

Durante este proceso se utilizarán metodologías ágiles para el desarrollo del producto que nos permiten iterar de una forma rápida en nuestro desarrollo y centrar el esfuerzo en lo que realmente aporta valor al cliente.

Pero fíjate: en el trading, cliente y vendedor son en realidad, la misma persona. ¿Curioso no?. ¿Cómo conseguimos separar en nuestra mente ambos individuos para ver más claro el proceso?. En realidad los traders lo tenemos muy fácil. ¿No has observado que la práctica del trading ha hecho que tu ‘ego’ se manifieste una y otra vez?. ¿Y qué papel desempeña tu ego en todo esto?. ¿Es el cliente o el vendedor?. Pues ni el uno ni el otro. ¿No has notado que falta algo en el Modelo de Negocio que estamos proponiendo?. Efectivamente…Tu ego desempeña el rol de… ¡tu competencia!. Es el que va a sabotearte a poco que le dejes, el que te va a poner zancadillas e intentar que no prosperes. Otra gran ventaja: sabemos quien es nuestro enemigo. ¡Pues a por él!

Antes de poder repetir los resultados obtenidos en los anteriores procesos, tienes que aprender a controlar tu ego…tu competencia. Es el único obstáculo que se va a interponer entre tú y la consistencia. Y como hemos dicho que durante este proceso se han de usar metodologías ágiles, te recomiendo que te informes sobre el ego y las técnicas para mantenerlo a ralla. Hay mucha información gratuita ahí fuera: vídeos, podcast, blogs. Lo tienes todo y es gratis. Aprovéchalo que el talento de otras personas lo merece.

Al final de este proceso, tiene sque hacerte las siguientes preguntas para obtener los criterios de salida:

  • ¿Tienes una Hoja de Ruta de Ventas validada, es decir, dispones de un Sistema de Trading con esperanza positiva que además has validado?
  • ¿Entiendes el Ciclo de Venta, es decir, sabes cómo vas a llegar a conseguir rentabilidad tu capital inicial y los objetivos ó hitos que vas a tener que alcanzar a medida que progreses?
  • ¿Tiene sentido el modelo económico, es decir, tu sistema de trading y tu operativa te permitirán aportar claridad, eficiencia y rentabilidad e medio plazo o no te permitirá crecer con el tiempo?
  • Has desarrollado y validado el PMV?
  • ¿Tienes un grupo de pedidos que puedan validar tu hoja de ruta, es decir, has definido claramente en una hoja de cálculo tu próxima operativa en ba se a tu sistema con al menos un año en el futuro?. ¿Tienes claro qué esperas ganar en ese tiempo?. Recuerda en este punto que tienes que analizar los costes de tu operativa: comisiones, impuestos, gastos del bróker y feed de datos, plataformas, etc.
 Si contestando a esas preguntas Nno consigues los criterios de salida entonces es cuando llega la hora de aplicar otro de los conceptos delmetodo Lean StartUp que se llama pivotaje .

Pivotar no es abandonar tu idea o tu visión, simplemente es cambiar tu modelo de negocio. Pivotar es consecuencia del aprendizaje de tu negocio, no sólo del producto. Es de obligado cumplimiento pivotar hasta encontrar y validar un modelo de negocio adecuado. En el caso del trading intradiario, pivotar podría ser lo siguiente:

  • Operar en otro horario diferente
  • Operar en otro mercado diferente
  • Cambiar el número de contratos por operación
  • Cambiar el capital inicial de la cuenta
  • Hacer más o menos operaciones por semana/día
El pivotaje nos permitirá adaptarnos al entorno. En el trading intradiario, esta fase es siempre continua y nunca desaparece. Así que a partir de ahora incorpora a tu conjunto de creencias el hecho de que vas a estar constantemente pivotando en tu negocio.

Y ya casi hemos acabado. Llegados a este punto, tenemos una Idea de Negocio inicial que ha desarrollado un Modelo de Negocio apropiado. Ese debe ser el orden en el que se ha de realizar. Si os fijáis, se trata de una técnica totalmente revolucionaria y que está muy lejos de lo que se pensaba en el siglo XX. Solo queda ya aplicar el Modelo de Negocio encontrado. Y a eso se le denomina crear una empresa, una empresa unipersonal basada en el trading. Se trata de una estrategia, no de una táctica. La diferencia es que una táctica se improvisa en el campo de batalla, la estrategia se define en la tienda de campaña, lejos del fragor de la batalla.

Y con esto voy a terminar de hablar del Modelo de Negocio del trading, de lo que yo entiendo por Modelo de Negocio, por supuesto. He querido mostrarte mi visión personal de cómo crear un medio de vida personal basado en el trading y aplicarle los métodos revolucionarios de gestión de Ideas de Negocio encaminados a obtener un Modelo de Negocio plausible y viable.